¿Cómo RH puede negociar las quejas de los compañeros de trabajo descontentos y la aceptación de los gerentes?

Los perfiles organizacionales y sus características

  • Es el chico en la oficina que cierra sus cajones del gabinete de archivos cuando está molesto.
  • Es la mujer que pone los ojos sarcásticos cuando alguien ofrece una idea en una reunión.
  • Tal vez es la persona que siempre está hablando a espaldas de todos, generando chismes y desconfianza.

Los empleados tóxicos

Los expertos coinciden en que pueden hacer de sus compañeros de trabajo, no sólo infelices, sino también menos productivos.

  • Sin embargo, estos trabajadores difíciles también pueden ser altamente calificados o creativos, e incluso pueden ser los favoritos de la alta dirección, en donde no son conscientes de la dinámica malsana que estas personas están creando en el lugar de trabajo.
  • En ese caso, ¿qué tiene que hacer un gerente de Recursos Humanos?
  • En un ambiente de trabajo, en general, la gente agrada porque está contribuyendo.
  • Y aunque los compañeros de equipo podrían encontrar a tales colegas insufribles, pueden ser personas muy agradables que saben complacer a sus jefes.

 Un estudio nos da los siguientes datos:

  • 78% de los empleados dijo que los compañeros de trabajo tóxicos son extremadamente debilitantes para la moral del equipo.
  • 17% dice que esos colegas aumentaron el estrés.
  • 27% declara que influyen en reducir la productividad.

Sin embargo

  • 78% también dijo que sus empleadores eran muy o bastante tolerantes con los comportamientos negativos de los trabajadores tóxicos.
  • Es tarea de los gerentes de recursos humanos y supervisores enfrentar el cambio de comportamiento o librar a la sociedad de estos trabajadores problemáticos.

Cuando son muy productivos y tienen un conocimiento especial

  • Puede ser demasiado caro despedirlos, con el costo de la contratación, despido y abogados.

La organización tiene interés en darle la vuelta. Pero ¿a qué precio? 

Hay acciones que Recursos Humanos puede hacer, empezando por no contratar a trabajadores tóxicos en primer lugar.

  • Y la mejor manera de identificar a las personas que no son las adecuadas para tenerlas como futuros empleados, es cuando se reúnen con el personal, preferentemente durante la comida o cuando se van a tomar la copa. Es en este momento cuando fluye la personalidad de alguien y es posible ver cómo el aspirante interactúa con los demás.
  • Siempre sorprende cuando alguien es contratado justo después de reunirse con el jefe, sin reunirse con los futuros compañeros.
  • Sólo mediante la observación de una reunión con los futuros compañeros de trabajo permite a los contratistas evaluar la capacidad de un candidato para ver si es colaborativo.

¿Y si el trabajador tóxico ya está a bordo y esta envenenado a la oficina? 

Los expertos ofrecen los siguientes consejos:

  • Establezca el estándar de la compañía de forma rápida, y que esté por escrito aquello que constituya un comportamiento inaceptable.
  • Si la administración no identifica claramente el comportamiento tóxico, no sólo va a infiltrarse en un lugar de trabajo, sino que puede extenderse.
  • “Es como tener un virus en la organización. Pero los virus son altamente contagiosos. Afectan todo”.
  • Haga que un representante de RH se reúna personalmente con el empleado para describir el comportamiento malo, con ejemplos concretos, y explicar cómo está afectando a los compañeros de trabajo.
  • Establecer un plan específico para cambiar el comportamiento del empleado infractor, explicando la acción disciplinaria si la conducta no mejora.
  • Sea consciente de la posibilidad de cualquier crisis personal en la vida del empleado. Un divorcio, muerte o una seria enfermedad en un hijo, podría convertir a un trabajador colaborativo en uno temporalmente tóxico.
  • Considere permitir al empleado trabajar desde casa, pero tenga en cuenta, que podría causar resentimiento entre colegas que ven esto como una recompensa en lugar de un castigo.
  • Documente el comportamiento problemático que usted cree que es “tóxico”. En caso de despedir a un empleado tóxico y que éste demande, dicha documentación es probable que ayude a la empresa a defenderse. En Prudential Financial en Newark, Nueva Jersey, recursos humanos ha hecho del comportamiento de colaboración un elemento de evaluación de desempeño de un trabajador.  Si hay un problema con un empleado, un gerente supervisor llama al Equipo de Supervisión de Incidentes. Este equipo, que fue establecido en 1996, incluye a alguien de la oficina de Dolan-Del Vecchio, alguien de recursos humanos, un miembro del equipo de seguridad global y un abogado adjunto a la división de la empresa. A partir de ahí, se programa una reunión con el empleado, que se le da un recuento específico del mal comportamiento.
  • Esto no es un juicio o acusación, pero es una explicación desapasionada, seguida de un recuento de cómo el comportamiento ha hecho daño a otros trabajadores.
  • El empleado debe entonces elegir un plan de mejora, ya sea a traves de un curso, un libro, un consejero o un coach de vida.
  • También deberá tener reuniones periódicas con el Equipo de Supervisión para ver cómo las cosas están progresando.
  • Los supervisores también tienen que rendir cuentas a los trabajadores tóxicos y a sus equipos, ya que es un signo de mala gestión que puede conducir la buena gente de la compañía.
  • Cuando ese tipo de cosas suceden, usted puede perder gente.
  • Si todo lo demás falla, el trabajador tóxico simplemente se tiene que ir.
  • Las empresas tienen que ser conscientes de las dificultades legales, tales como las motivaciones jurídicas ilegales en despedir a un empleado, o un patrón de discriminación.

Fuente: http://www.shrm.org/hrdisciplines/employeerelations/articles/pages/firing-toxic-workers-.aspx#sthash.umUAnkt1.dpuf