Los hombres que buscan asistencia en el trabajo son vistos como menos competentes, según una investigación de RRHH

Los líderes masculinos que piden ayuda en el trabajo son percibidos por sus colegas como menos competentes que los que no piden ayuda, una percepción que también se puede encontrar en las evaluaciones de desempeño, según un nuevo estudio publicado en abril 26 de 2015.

Los resultados plantean preguntas sobre la discriminación basada en estereotipos de género, en particular desde la investigación que encontró que las mujeres líderes que buscan ayuda no son estigmatizadas de la misma manera.

Se han investigado conductas prohibidas para las mujeres, pero dado el solapamiento que se percibe entre el rol de género masculino y el papel de liderazgo, menos atención se ha dedicado a aquellos comportamientos que son prohibidos para los líderes masculinos, establecen los investigadores de la Universidad de Duke, la Universidad de San Diego y la Universidad de Pittsburgh.

En un primer estudio, 144 estudiantes de negocios de ambos sexos, con edades de 25 a 35, se inscribieron en siete empresas de liderazgo que se centraron en el desarrollo de habilidades ante un entorno difícil y desconocido.

  • Estas empresas incluyen: trineo, esquí y montañismo en una capa de hielo de los glaciares en la Antártida; montañismo, ciclismo de montaña y escalada en roca en Chile; escalar un volcán en Ecuador; escalada, montañismo y navegación en Chile; montañismo en un parque nacional y reserva de Alaska; escalar el Monte Kilimanjaro y tomar un safari a través de las llanuras de Tanzania; y montañismo en un parque nacional de Wyoming.

Los participantes fueron asignados al azar para ser el “líder de la jornada”, durante el cual se esperaba que organizaran, coordinaran y planificaran todas las actividades de aprendizaje al aire libre.

  • Después de las actividades de cada día, los participantes completaron un cuestionario para evaluar las competencias de su líder.
  • La búsqueda de ayuda estaba relacionada negativamente con la percepción de competencia para los líderes masculinos, mientras que no hubo relación significativa entre la búsqueda de ayuda y las percepciones de competencia para las mujeres líderes, establecieron los investigadores.

Un comunicado de prensa sobre el estudio preguntó:

  • ¿Qué implicaciones tiene esto para los roles sociales en el panorama de las empresas?
  • ¿Qué ejemplos establece esto para empleados y empleadas que trabajan para tanto hombres como mujeres líderes?
  • ¿Y cómo pueden los hombres en posiciones de liderazgo establecer ejemplos positivos de la colaboración y la vulnerabilidad en situaciones difíciles sin parecer débiles?

Los investigadores examinaron si el liderazgo interpersonal, un estilo estereotípico asociado con las mujeres que se centran en expresar consideración e incluye un deseo de construir relaciones con ellos, podría exacerbar las percepciones de debilidad de los hombres.

A los participantes en este estudio se les pidió que imaginaran que eran trabajadores de una empresa ficticia, y se les pidió evaluar las competencias de un gerente de nivel superior llamado el Sr. o la Sra. Chris Bennett, partiendo de una reunión realizada para discutir una amplia cartera de clientes.

Los participantes fueron asignados al azar en varios momentos de esta reunión en la que el hombre o mujer líder, pidiera o no orientación y asistencia de otras personas en la reunión, y en el que el líder usara un estilo de liderazgo interpersonal o un enfoque más directivo centrado en la toma de decisiones independiente.

  • Utilizando una escala de 7 puntos, los participantes valoraron competencia, capacidad, inteligencia y confianza.

Los líderes masculinos que buscaron ayuda fueron evaluados como menos competentes que los líderes masculinos que no buscaron ayuda, independientemente de si mostraban un estilo de liderazgo interpersonal o directivo.

El management popular está lleno de casos donde los líderes han fracasado porque decidieron no pedir ayuda a los subordinados, que son a menudo más cercanas a las operaciones del día a día, dijeron los investigadores.

Por ejemplo, un ex consejero delegado de Merrill Lynch, fue despedido durante la crisis de las hipotecas subprime en parte porque él no buscó la ayuda de subordinados.

En conjunto, este trabajo sugiere que los líderes masculinos deberían considerar buscar ayuda a pesar de los posibles costos en términos de percepción de competencia.

Fuente: http://www.shrm.org/hrdisciplines/diversity/articles/pages/male-leaders-who-ask-for-help-.aspx#sthash.B198vLVq.dpuf