Los implantes minúsculos en la piel pueden reemplazar las llaves, tarjetas de tiendas comerciales, los datos médicos y analizan los aspectos éticos.

amitai-logo-finalsin-web2

  • Han sido implantando chips RFID bajo la piel, con una programación para llevar a cabo diversas actividades laborales y personales.
  • El movimiento se denomina bodyhacker, no tienen de que preocuparse por tarjetas llaves claves de acceso.

¿Se ha imaginado abrir su casa o la oficina con un solo gesto de su mano? Esto es ya una realidad, pues actualmente existen unos implantes, que se pueden activar y ser escaneados por los lectores que utilizan la tecnología de radiofrecuencia, o RFID, nombre con el que se les conoce a estos chips en el mercado. Es decir, que estos no solamente funcionan como llave, sino que también son una tarjeta de presentación de identificación común.

No hay datos completos sobre cuántas personas tienen implantes RFID en sus cuerpos, pero se estima que el total es de 30.000 a 50.000 personas en el mundo.

Las etiquetas no se pueden perder, ya que son una atracción. Otro, de los usuarios dicen, que las etiquetas no operan bajo su propio poder sino que se activan cuando son leídas por un escáner. Eso significa que nunca pueden ser inutilizados por una batería muerta como los teléfonos inteligentes.

Sólo toma unos segundos para inyectar el cilindro de vidrio pequeño que contiene una etiqueta, el tamaño es como un grano de arroz, debajo de la piel. Lo puede hacer cualquier persona, pero los defensores dicen que es mejor hacerlo por una persona entrenada con equipo esterilizado para reducir el riesgo de infección.

Implantarlo toma segundos

Una vez implantada la etiqueta, no puede haber un período de adaptación:

Se pueden mover un poco dependiendo del tipo y las actividades en la piel, como un tatuaje y perforación de estudio.

Potencial médico

Etiquetas implantadas tienen un potencial demostrado para su uso en los viajes, se utiliza una etiqueta implantada con la información que lo identifica como un cliente, y se ha utilizado varias veces para vuelos SAS. La etiqueta contiene la misma información que algunos pasajeros SAS, tienen normalmente un adhesivo utilizado para el mismo propósito, y es leída por el mismo escáner que utiliza la línea aérea.

Las etiquetas electrónicas RFID que van debajo de la piel se utilizan para almacenar información personal y dar a los usuarios el acceso a zonas seguras.

Listar contactos de emergencia en una etiqueta implantada. Y otros ven potencial para el uso de las etiquetas de la medicina, aunque un gran reto debe ser abordado para que se conviertan en realidad: El personal médico o cualquier otra persona que intenta ayudar a alguien, así como en emergencias tendrán que tener alguna forma para estar tratando de ayudar, teniendo información que puede salvar vidas disponibles bajo su piel.

Cuestiones éticas

Las preocupaciones éticas tendrán que ser abordadas antes de los implantes de etiquetas y que se vuelven más comunes. Si bien puede no haber ningún problema con la implantación de una etiqueta debajo de la piel de los adultos, las cosas podrían llegar a ser complicado si una persona no quiere o no está en el control del contenido de la etiqueta.

Por ejemplo, el uso de una etiqueta “es éticamente sencillo e incluso útil”, para la gente que no puede agarrar una llave debido a la artritis extrema o la pérdida de una parte, dicen los expertos en ética, también podría ser utilizado por personas con demencia para llevar información de identificación y para asegurar que nunca se pierdan, que sería “preocupante” en estos casos, ya que el paciente puede no ser capaz de dar un consentimiento adecuado para el procedimiento.

Sobre la privacidad

También tendrán que ser abordado, antes de que los implantes de etiquetas puedan alcanzar su pleno potencial. Aunque las personas que dicen promover los implantes actualmente a la venta, sólo pueden manejarse por los lectores con distancias cercanas, ya que algunas personas les preocupan que extraños todavía pudieran aprovechar su información personal sin su conocimiento o consentimiento.

Y mientras que muchos adultos rechacen la idea de utilizarlo en un   cuerpo perfectamente sano, los jóvenes pueden aceptarla como lo hacen la mayoría generacional que está rodeada por la tecnología.  Hay personas que ya tienen implantes para abrir las puertas de su casa. Su hijo de 2 años de edad, cuyo cuerpo permanece libre de chips, ya imita a sus padres al tratar de abrir la puerta principal con un movimiento de su mano.

 

Fuente:

http://www.wsj.com/articles/when-information-storage-gets-under-your-skin-1474251062