La cartera de clientes es uno de los recursos, si no el que más, básicos de una empresa, independientemente de su tamaño. Lo que ocurre es que las pequeñas empresas, pymes, o losemprendedores autónomos no pueden permitirse una gran inversión en esto debido a su volumen, sin embargo, olvidan la posibilidad de mejorar en este aspecto por bajo coste, con algunas técnicas sencillas que pueden suponer un gran salto cualitativo.

1. Haz networking. Congresos de tu sector, cursos, eventos sociales… muévete mucho y en los sitios más adecuados para encontrar a tu target. Cuenta con la tarjeta de visita y el recurso adecuado para facilitar en un momento dado, y recuerda centrarte más en la calidad que en la cantidad. Más vale conseguir diez contactos a los que puedas atender y hacer seguimiento, que repartir cien tarjetas y se queden en el olvido o acaben en la papelera más cercana.

2. Aprovecha la web o blog para conseguir suscripciones y direcciones de correo. Si no cuentas con una buena web de empresa que permita interactuar con tus clientes, estás perdiendo una gran utilidad para enriquecer tu base de datos. Ofrece algo gratuito para conseguir direcciones de correo electrónico y otros datos, o coloca un plug in que abra una ventana de suscripción a los que visitan tu espacio online.

3. Recolecta datos con fichas directamente desde tu negocio o tienda. Muchos pequeños negocios pasan por alto la importancia de la fidelización, muy susceptible de mejorar si recoges datos en una ficha en papel o digital a las personas que compran o piden un servicio en tu negocio online o físico. Hay maneras de hacerlo menos agresivas, como incluirles en un sorteo, añadir una casilla de verificación para que puedan evitar la publicidad, etc.

4. Utiliza herramientas como CRMs. Hay vida más allá de Excel, y mejor. La ventaja de los CRM es que permite enriquecer la información, organizarla mejor, hacer búsquedas, elaborar estadísticas y muchos detalles más que optimizan tu base de datos. También es posible automatizar comportamientos, como envíos de Newsletters en función de sus comportamientos en la web, blog o tienda online.

5. Haz call to action. Muchos emprendedores tienen contenidos de calidad en su web o hacen grandes campañas de publicidad o difusión, pero olvidan la importancia de una buena llamada a la acción, un mensaje claro y contundente que anime a los visitantes a dar un paso en el mismo instante en que visitan. Esto aumenta mucho el ratio de conversión, y se consigue con frases como “comparte”, “llama”, “descarga” o “haz click aquí”.

6. Une fuerzas haciendo Alianzas. ¿Por qué gastar tiempo en conseguir una buena base de datos si alguien ya lo ha conseguido y tú tienes algo que ofrecerle? Únete mediante alianzas estratégicas con alguien de tu competencia o incluso de otro sector que coincida en su target contigo. Recuerda que para que funcione debe ser una relación win-win, donde todos ganen, porque eso garantizará el éxito y la satisfacción de todos a largo plazo.

7. Cuida la calidad más que la cantidad. Acumular una gran lista de teléfonos o direcciones en tu base de datos no vale nada en sí mismo, sino que deben ser datos de calidad, es decir, que cuanto más hayas tratado con esa lista mejor. Necesitan mostrar interés en tu marca, tener una interacción relativamente frecuente y considerarte una autoridad en el sector en que te mueves. Gana su confianza con campañas y al mismo tiempo evita ser excesivamente invasivo, impersonal o vendedor. Como dicen los expertos: “no vendas, haz que te compren”.

Publicado en Negocios.com