La competencia por el talento obliga a las empresas a ejecutar iniciativas creativas que contribuyan a la atracción y retención del capital humano.

Estas acciones se deben reflejar en una propuesta distintiva para candidatos, con diferencias y mejoras más atractivas que las que ofrecen sus competidores, quienes están buscando el mismo talento y que, de hecho, intentan atraer el que forma parte de la plantilla de la compañía.

Para posicionarse como líderes en la contienda por el Talento Humano Meta4 propone a las compañías el desarrollo de estos cuatro atributos:

  1. La marca de empleador. Es muy importante promover a la organización como empleador de preferencia para posicionarla frente al talento que requiere. La información de la compañía debe ser real, creíble, relevante y aspiracional.

Los embajadores de la marca son los empleados, los clientes, los proveedores y la comunidad en general. En este sentido es fundamental el desarrollo de comunidades abiertas donde todos tengan la oportunidad de compartir sus experiencias y expresar sus opiniones.

  1. Conocimiento del negocio y del mercado. Los líderes deben conocer su negocio, los objetivos comerciales y organizacionales y el contexto en el cual se desenvuelve la compañía. También deben ser capaces de detectar las tendencias emergentes antes de que se establezcan y anticiparse a cualquier situación.

En este marco deben definirse las competencias que requiere la compañía para su expansión y crecimiento y establecer los indicadores claves para el negocio.

  1. Visión de futuro. Las empresas deben ofrecer una descripción clara de las funciones, responsabilidades y objetivos de cada puesto de trabajo y explicitar la relación de ese puesto con las otras posiciones dentro de la organización. Además deben proponer una visión de futuro que permita al candidato proyectarse profesionalmente dentro de la estructura de la compañía. La organización debe brindar una verdadera oportunidad para generar un impacto más allá del puesto.
  2. Sistemas de recompensa. Toda compañía que aspira al liderazgo debe definir políticas, procesos, beneficios y compensaciones; y seleccionar por medio de qué herramientas y a través de qué canales se ofrecerán y comunicarán para lograr el mayor nivel de aprovechamiento y eficiencia.

Los líderes y formadores de opinión de la organización podrán detectar sugerencias sobre cómo recompensar el talento a partir de la interlocución directa con su equipo de trabajo a través de coaching, entrenamiento, redes sociales internas y centros de conocimiento compartidos.

Fuente: Meta 4