Para no quedarse sin empleo…

Esta revolución eliminará ciertos empleos, pero también se crearán millones de empleos para nuevas oportunidades laborales, Sin importar cual sea tu edad, profesión, experiencia laboral, hoy hay espacios, y mañana serán diferentes.

Fase 1: Accionar ante la transformación digital

1. Tómalo en serio.
Deja prejuicios, estereotipos y miedos, la nueva realidad nos van a cambiar la vida a todos, adelántate e infórmate.
En 2025 el 45% de las tareas industriales serán de los robots, hoy tienen el 10% en su responsabilidad, (si hoy te eligen, mañana podrás ser parte).

2. Céntrate en lo tuyo.
Las 3 D del trabajo robótico 1.-Dirty sucio, 2.-Dull aburrido y 3.-Dangerous peligroso, 50% del trabajo actual, el cual desaparecerá en corto plazo.
Reflexiona: ¿Esto va contigo? ¿Con tu sector? ¿Con tu profesión? ¿Con tu actividad? ¿Con aquello a lo que dedicas tu tiempo cada día? El peligro acecha, nadie queda fuera, la conclusión te toca hacerla.

Fase 2: Ponte las pilas

3. No elijas antes de tiempo.

  • La olas tecnológicas que vivimos son: la realidad virtual y aumentada, drones, gamificación, impresión 3D, bioimpresión, el Internet de las cosas, big data, la inteligencia artificial o la robótica.
  • Estas generan oportunidades profesionales, SELECCIONA sé realista, no podremos ser expertos en todo.
  • Resuelve tu dilema: ¿en cuál especializarse? Dependerá, factores como tu profesión, deseos y experiencia previa con la tecnología.
  • Inicia con una visión general: Infórmate (cursos, libros, prensa, revistas especializadas) eleva tu intuición y aspiraciones profesionales.

4. Formarse bien, es gratuito.

  • Las universidades te forman sin costo (MIT, Harvard o Stanford entre otras) cuentan con cursos on line, conoce el mundo de las plataformas como Coursera, Miríada X y (o) HarvardX,
  • Explora, infórmate, fórmate, el esfuerzo traerá grandes recompensas.

5. Pasa de la formación a la acción.

  • Apuesta por la robótica y el Internet de las cosas.
  • Arduino y las Cardboard, son importantes confirman que tecnología es apta para todos niveles económicos.
  • Los dispositivos, permitirán profundizar en tu formación y prepararte para sacar todo tu talento digital.
  • Con el robot Arduino se pueden desarrollar habilidades como la mecánica o la programación.

6. No dejes nunca de formarte, facilítatelo.

  • La tecnológica, evoluciona a velocidad de vértigo, tener éxito profesional, requiere de asegurar el mantener tus conocimientos al día.
  • Dedicar tiempo a la formación, con suficientes horas en esta partida durante toda la vida.
  • Lo que no puedas cambiar, conviértelo, rápido en un estilo de vida y que lo empieces a disfrutar.

Fase 3: Cambia el chip

7. “Resetea” tu forma de pensar.

  • Innova con la tecnología, aprendiendo a pensar mezclando la lógica y la creatividad.
  • Desarrollar nuestra creatividad, rétate a pensar como cuando eras niño, conoce los cientos de técnicas como el brainstorming, el psicodrama, “soñar despierto”, si no te convence ninguna, escribe la tuya. Si te funciona, no busques más, será la adecuada.

8. No tengas miedo.

  • La emoción más presente de occidente es el miedo y uno de los mayores enemigos, a que enfrentarse en el proceso de reinvención profesional.
  • Miedo al fracaso, a lo nuevo y, en demasiadas ocasiones, al futuro, impide cumplir las expectativas que tienen puestas sobre nosotros.
  • La inseguridad, genera tensión nerviosa y mueve hacia la aversión al cambio. El miedo paraliza a ti y a los demás.
  • Todos los seres humanos tienen miedo. Todos. El que no tiene miedo no es normal. El problema es no saber gestionarlo, especialmente en los momentos en los que la vida profesional decida ponerte a prueba.

9) Apasiona y apasiónate.

  • Las estadísticas nos dicen: la pasión determina el 35% de nuestras probabilidades de éxito en una acción.
  • Tan solo el 15% de las personas van a trabajar en cuerpo y alma.
  • 85% de las personas dejan su energía, ilusión y motivación en casa…
  • El comportamiento impacta sobre el rendimiento laboral en el corto plazo y, por supuesto, sobre los éxitos profesionales en el largo plazo.
  • Con la era digital, apasiónate y busca motivos para no vivir tu vida como si estuvieras de paso.

Fase 4: Marca la diferencia

10. Presume de ser digital

  • No solo debes hacer el esfuerzo de digitalizarte, asegurarte que se note en tu entorno y se perciba con claridad.
  • Hazlo visible, compártelo en tus redes, evalúalo ¿Cómo lo estás haciendo? ¿Cuál es tu experiencia? ¿Logros? ¿Y pequeños fracasos?
  • Recuerda que el Internet de las cosas tendrán que multiplicar por quince la fuerza laboral 4 años y, si estás en el radar, trabajo no te faltará.

11) Apunta muy alto.

  • Redefine tus expectativas, hacia lo alto. Se abre un nuevo ciclo y no te conformes con lo que hasta ahora te ha tocado vivir.
  • Qué querías ser “de mayor”? ¿Lo conseguiste? ¿Qué falló? ¿Los pasos para lograrlo te dan una segunda oportunidad? Si la quieres aprovechar mejor estés preparado.

12) Y sobre todo: saca tu humanidad.

  • Se intensificará la reducción de costos de fabricación, con la presencia de robots. A mayor inteligencia y su creciente estabilidad provocará que también se encarguen de tareas de más complejidad.
  • En países como China, en los restaurantes ya no se contratan camareros-robot sino, por el contrario, se despiden. Ya que  hay cosas en las que la tecnología difícilmente nos podrá llegar a superar: nuestra humanidad.
  • La buena nota es: cuanto más “humano” seas, más difícil serás de sustituir en tu puesto de trabajo.
  • Así de complejo y así de simple…

Fuente